¿La humedad en un país cálido como Brasil, está cerca del ideal o muy lejos de eso? ¿Cuáles son las consecuencias de ello en el día a día de las personas?

Brasil es un país con dimensiones continentales y las diferencias climáticas son proporcionales a su tamaño.

En la región Centro-Oeste el clima es seco la mayor parte del año, lo que hace más común el uso de humidificadores, sin embargo, el uso descontrolado de esos equipos en el ambiente interno de una casa lo hace extremadamente húmedo, además de las actividades comunes del día al día como cocinar y bañarse que generan vapor de agua, que luego se acumula en materiales higroscópicos, como: ropa, calzado, libros, muebles, etc. Por lo tanto existe la necesidad de utilizar los deshumidificadores de ambiente, aun siendo una región árida, pues el agua se vaporiza en el aire de manera artificial.

Las regiones Sur, Sudeste, Norte y el litoral del Nordeste son húmedas la mayor parte del año.

En el litoral, el clima es húmedo debido a la maresía. Casas y apartamentos de playa cerrados, sin ventilación, sufren la acción de la humedad intensamente y es perceptible por el mal olor, característico por la presencia de hongos.

Las regiones intensamente arboladas, como las de bosques o montañosas, son húmedas todo el año.

Las consecuencias de esta diversidad van desde el desarrollo de alergias respiratorias, causadas por un aire extremadamente húmedo, hasta la incomodidad del aire seco. Es ideal el equilibrio de la humedad relativa.

El deshumidificador controla la humedad de los ambientes y actúa de manera activa en la preservación de los bienes y la salud.

Más preguntas